Telf: 00212 666 480 162 / 0034 646 959 860
Adress: N° 214 Derb Lagzouli Cherabliene 30110 Fes Marruecos

E-mail: marruecosbohemio@gmail.com

Sobre Marruecos

BREVE HISTORIA DE MARRUECOS

ETAPA PREHISTÓRICA:

Los primeros restos históricos nos sitúan en el neolítico prehistórico, en la zona costera donde se daba la cultura capsiense del litoral mediterráneo. En el sur del país, antes de producirse el cambio climático y la desertización, se encontraba una extensa sabana donde habitaban pueblos cazadores y de pastoreo. De este modo, desde hace 10.000 a.C a 4000 a.c, se conocía: la agricultura, la ganadería, la organización social en asentamientos y el uso simbólico del lenguaje.

ETAPA CLÁSICA:

Los fenicios se asientan en la zona costera en el siglo XII a.C, conviviendo con las tribus locales del interior y desarrollando una economía en torno a la extracción de sal. Dominarán la zona hasta ser desterrados por cartaginenses en el siglo V a.C. Es en esta época cuando surgen los primeros reinos bereberes. El dominio romano aparecerá en el año 40 a.C.

Roma dividirá el territorio ocupado en dos: Mauritania Tingitana Y Mauritania Ceraniense. Su influencia y control era superior en la primera que se corresponde con sus colonias en la zona costera ( Tingir-Tánger-, Zilis- Arsilah-, Lixus-Larache- y Volubilis). En la segunda parte, del interior, la influencia es menor pues el poder lo ejercen de forma indirecta a través de jefes tribales mauritanos. Los pueblos bereberes se resistieron a ese poder y control lo que llevo a los romanos a describirlos como un pueblo ingobernable. A ellos se debe la denominación de bereberes a estos pueblos, al hacer referencia a su lengua como un berberber que no entendían. Una definición despectiva hacia una lengua y cultura milenaria que, por justicia histórica, se han autodefinido como cultura amazigh ( pueblo libre). La cristianización de la civilización romana también se introduce y encontramos una comunidad cristiana y judía en el siglo II a.C. Comunidad que convive con la población bereber sin conflictos.

ETAPA MEDIEVAL:

Hasta el siglo XI, el país se encontraba organizado en pequeños reinos bereberes que se organizan para hacer frente a las dinastías árabes que intentan asentar su califato en la zona. Destaca el califato Omeya ( con poder en Damasco y en Al-Ándalus, Córdoba) y posteriormente el califato basí. Los reinos bereberes destacados son: Idrisies al norte ( destaca Idris I como fundador de Fez), Barghamata en el centro y Siyilmasa en oeste. El sur era tierra de nadie en esta época.

Durante esta etapa el Islam se extiende por la zona. El proceso de islamización se da la mano con la arabización. A partir de este doble proceso, las familias más poderosas bereberes disputarán el control del poder espiritual, económico y territorial dando lugar a ochocientos años de historia y de varias dinastías. Una disputa que se extiende a territorio católico, cada cual luchando por su hegemonía. He aquí la edad media en el mundo.

En el siglo XI se desarrolla el Imperio Almorávide. Con el termino almorávide se nombra en occidente a un movimiento religioso y político que nace entre algunos reinos bereberes. Se lucha contra los califato árabe y los reinos cristianos para unificar su reino desde el norte de España a Mauritania, teniendo la sede en Toledo. Fueron varios los dirigentes del Imperio, destacando la labor de unificación del fundador de Marrakech, Yusuf Ben Tasfin. Su poder va a ir disminuyendo por el avance de los reinos cristianos y por el descontento religioso de algunos grupos que consideran que las tradicciones no encajan con el Corán

En el siglo XII, surge ante ese descontento una nueva dinastía bereber: la Almohade. Se enfrenta a musulmanes almorávides y católicos hispánicos, cercando su Imperio en el Magreb hasta el sur en el Al-Ándalus, con centro en Sevilla. Las rebeliones de la población, las derrotas en batalla como la de Navas de Tolosa y la lucha por la sucesión tras morir el último sultán Al-Nasir terminó por romper el imperio.

En el siglo XIII, la dinastía almohade será derrotada por la dinastía bereber de los benimerines. Controlarán Fez y Marrakech y lugares estratégicos al sur de España por el comercio marítimo. Al mismo tiempo, en Ál-Andalus, desaparecida la unidad almohade se divide el territorio en las terceras taifas ó reinos. Tendrán mucha relación con el Reino de Granada. Único reino que resistirá el avance de la reconquista católica y donde se formará en reino nazarí capaz de resistir con veinte sucesiones hasta el último que entregará las llaves: Boabdil.

Los benemerines serán enfrentados por sus propios visires: los Wattásidas. Intentaron controlar el poder pero fracasaron. Ambos pertenecían a una misma tribu bereber: los zenatas.

Se generó durante los siglos XIV y XV una situación caótica con la organización de pequeños reinos que se enfrentaban entre sí y a la vez enfrentaban los intentos de tribus árabes. Será esta inestabilidad y falta de unidad política lo que permite con facilidad que sea objetivo de la política colonizadora de países como Portugal y España.

ETAPA MODERNA:

A mediados del siglo XV empezaron a darse las invasiones de países extranjeros como Portugal. Ocuparán Tánger, Arcila, Safi, entre otras fortificaciones. Además el país será el refugio de musulmanes y judíos que huyen de la conversión forzosa de los reyes católicos que han triunfado de la reconquista.

Durante el siglo XVI, empieza a darse invasiones de trubus árabes que aseguran ser descendientes del profeta. Se fundan así dos nuevas dinastías:

. Dinastía saadita. Proceden del valle del draa y reinarán hasta principios de siglo, destaca Abou Abdallah Mohammed. Combatirán a portugueses y a wattsidas hasta unificar el territorio. Lo defenderá del peligro otomano que había llegado a la frontera con Argelia. La dinastía terminará con Hamed II. Para entonces habían perdido territorios a favor de Portugal, el cual cede Larache a España.

. Dinastía Alauita. Dominarán primero el oasis de Tafilalet, al suroeste del país, donde se da el tránsito de caravanas transaharianas de oro, especias y esclavos del sur de África. Dominio que supone poder y riqueza. Aprovecharán la anarquía que existe al morir el sultán saadí Ahmed al-Mansur, en 1603, para ir ganando terreno hasta hacerse con Marrakech acabando con el último sultán saadí. Irán unificando el país y se irán abriendo al comercio internacional con Europa. La dinastía permanece hasta la actualidad.

SIGLO XX Y SIGLO XXI:

Durante el siglo XX se da el protectorado francés ( 1912-1956), el cual convive con ciertos lugares protegidos por Inglaterra y cedidos a España como es el caso de Tetuán. La ciudad donde conviven las autoridades europeas será Tánger, la cual adquiere fama internacional. Como resistencia al dominio surge la guerra del Rift producto del liderazgo que ejerce Beni Ouriaghel, perteneciente a una tribu bereber de Al-Huceima. Para hacerle frente Francia se alía con España, bajo el mandato entonces de Primo de Rivera. Recibirá un ataque aeronaval que se conoce como el desembarco de alhucemas en 1925, que le llevará a rendirse. Años después la sociedad se revelará contra este protectorado y, junto a a negociación del rey Mohammed V, se llegará a la independencia de Marruecos.

En el reinado de Mohammed V se aprecian dos etapas. La primera etapa se corresponde con su relación pacífica con el protectorado teniendo un papel importante en el apoyo a la tropa de aliados de la Segunda Guerra Mundial, ayudando a la liberación de Italia y Francia. Este acontecimiento revoluciona a la población que se ve con fuerzas para liberar a Europa y por lo tanto a su país. En 1944 se escribe el manifiesto de independencia que será apoyado por él. Esta acción le supuso el exilio y el fin del último califato. El cual será entregado a su pariente Mohammed Ben Arafa. Diez años después regresará y negociará la independencia de 1956, siendo proclamado rey de la nueva monarquía. Ya no será califato aunque el rey tendrá honores divinos como ocurría con los califas. Su reinado termina con su muerte en 1961, heredando la corona su hijo Hassan II.

Hassan II instaura una monarquía absolutista con un poder y economía muy centralizada y con un fuerte control sobre la población. En este reinado se dará la guerra contra Argelia en 1963, los cuales se disputan territorios saharauis. En 1975 se produce la marcha verde sobre el Sáhara occidental el cual se anexiona sin el reconocimiento de la ONU. Al mismo tiempo se celebra un referendum en el Sáhara. España se retira del territorio y luchan por él Marruecos, Argelia y Mauritania. Se construirá una gran muralla altamente protegida para delimitar el espacio anexionado. En 1990 establece una reforma y proclama elecciones en un sistema parlamentario con gobierno de alternancia. El rey morirá en 1999, sucediéndolo el actual rey Mohamed VI.

El actual reinado tiene mucha aceptación de la población, quien considera que está haciendo reformas políticas, económicas y sociales hacia el desarrollo progresivo del país. La justicia, la educación y los derechos humanos fueron términos que aparecieron en su juramento a la corona. La historia continúa y se ha de seguir escribiendo para ver el progreso futuro del país.

Consejos para viajar a Marruecos

. Cambia la moneda en el país. Según el lugar de llegada conviene cambiar en el aeropuerto ó no ( hoteles, lugares de cambio, bancos). Consúltanos. De forma orientativa un euro equivale a 10 dirhams.

. Puedes pagar con tarjeta en hoteles  y restaurantes. Puedes sacar dinero en el país, sólo tienes que asegurarte que tu tarjeta es válida. Es aconsejable llevar dinero de bolsillo.

. En Marruecos no hay una ley que te diga cómo vestir.

. Practica el regateo y aprende a distinguir lo artesanal de lo industrial, por lo primero merece la pena pagar.

. Dispones de transporte público en las ciudades y entre destinos (autobuses modernos y trenes). En Marruecos es muy común coger el táxi dentro dela ciudad y de un pueblo a otro. Los puedes parar por la calle, acudir a las estaciones de tren y bus donde encontrarás muchos y llamando a teletaxi.

. Las ciudades marroquíes tienen un zona moderna y la medina tradicional. Puedes practicar el ocio que te apetezca.

. Hay zonas de la medina que no se puede acceder en coche y dada su estructura laberíntica puedes perderte. Tenlo en cuenta para volver por la noche si sales por la zona moderna y te hospedas en la medina. Consúltalo en el lugar de hospedaje.

. No te pierdas los lugares más encantadores de Marruecos: los riads. Preciosas casas en el interior de la medina, decoradas con exquisito gusto y con un patio central con encanto. Sin duda debes vivirlo..

. Intenta hacer excursiones y conocer lugares de alrededor de la gran ciudad a la que vayas. Las ciudades se ven más rápido con un guía pues sus calles desorientan. Los guías turísticos están controlados por un permiso. Para visitar lugares de alrededor se suelen cotratar rutas ó excursiones pues te trasladan al sitio y te guían por los lugares que deseas.

. El turista está muy protegido y la policia está atenta en protegerlos. La gente suele ser amable y colabora en ayudar al turista, aunque también existe lo contrario.

. Cuidado con el clima. En verano suele haber más de 40 grados y debes usar protección. El resto del año debes llevar algo de abrigo, especialmente en las noches del desierto, en el atlas y en las zonas costeras donde el viento rompe.

. La gastronomía merece la pena. Debes cuidar beber agua embotellada y zúmos hechos con agua mineral.

. Consulta la documentación necesaria según tu lugar de origen.

Sobre la Cultura Amazigh (Bereber)

La Cultura amazigh comprende a un conjunto de pueblos de rasgos distintos que comparten una lengua (Tamazight). En Marruecos hoy en día se concentran en la zona del Rift, al norte, en el Atlas y en el desierto del Sáhara. Conservan su identidad durante siglos por lo que se pueden vivir con ellos un modo de vida sencillo en torno a pequeñas poblaciones que recuerdan un estilo tribal rico de sanas costumbres, artesanía, sabios valores y el encanto de la sencillez que recuerda lo verdaderamente necesario. Puedes visitar los poblados y compartir vivencias con familias que viven en el atlas ó en el desierto, donde hay grupos nómadas.

Esta cultura tiene un origen preromano y se extendió desde los aborígenes canarios y su dialecto (guancho) a Egipto. Se han caracterizado en la historia por no dejarse dominar por las culturas colonizadores: fenicios, romanos, árabes y europeos. En la actualidad hay un movimiento social que reivindica el reconocimiento de esta cultura y su lengua. Una cultura abierta que llama la atención por sus sabios valores y por estar abiertos a la gente diferente que llega desde todos los sitios del mundo.

En su origen, se trata de una cultura matriarcal que tiene como fundadora, según los relatos míticos, a la reina Kahina. En la tradición se respeta la libertad de la mujer y practican la monogamia. De carácter tranquilo y con un concepto del tiempo distinto al occidental.

Destaca su laboriosa artesanía llena de colores y muy valorada en todo el mundo. En el telar destaca el kilim en ropa, cojines y bolsos. Destacar el trabajo sobre plata de una joyería única. La comida tradicional marroquí es de origen bereber como el tajin. Un buen ejemplo del horneado del barro y la cerámica, en utensilios de cocina.

Como diría un bereber al recibir a alguien en casa: Marhaba..Bienvenidos!!!!

capture1   capture2   capture4   capture3